Personal de aseo de la U. de Chile denunció malos tratos y prácticas denigrantes por parte de alumnos

10.905

En una carta, los funcionarios afirmaron que en el Campus Juan Gómez Millas deben recoger excremento, vómito y preservativos usados. La casa de estudios anunció medidas ante estas acusaciones y el centro de alumnos calificó como una “vergüenza”.
El personal del aseo de la Universidad de Chile presentó una carta ante la administración del campus Juan Gómez Millas denunciando algunas de las prácticas de los alumnos tras sus actividades recreativas, donde deben recoger diversos desechos humanos y enfrentar situaciones incómodas y denigrantes.

En la misiva, dirigida a la administradora María Loreto Urrutia, los funcionarios dejaron en evidencia algunos de los problemas que viven en su labor de dejar limpio el recinto.

“No estamos en contra de las actividades recreativas, pero estamos cansados(as) de lo que va en contra de nuestro trabajo”, señalaron, afirmando que entre otras cosas deben recoger excremento en las rejas norte y sur de cada aulario, limpiar la orina en distinas zonas, sacar el vómito, recoger preservativos usados y ropa interior en los pasillos, donde algunos estudiantes mantienen relaciones sexuales.

Tras esto, agregaron que “siempre estamos constantemente expuestos (as) a malos tratos, insultos, porque los alumnos no miden las consecuencias de estar en estado de ebriedad y drogados”.

Reacciones

La denuncia tuvo respuesta desde la Casa de Bello, específicamente de la Facultad de Filosofía y Humanidades, donde expresaron su repudio con los hechos.

“Las y los trabajadores de nuestras facultades no pueden estar expuestos en situaciones que además denigran su labor, teniendo que hacerse cargo de la basura, residuos orgánicos y destrozos que se originan en la víspera de cada fin de semana”, afirmaron.

Tras esto, la universidad afirmó que si bien el campus siempre ha estado abierto a las actividades, aseguraron que estas se deben realizar “en un ambiente de respeto mutuo, cuidando la integridad de quienes lo conformamos”.

Ante esto, se anunció la creación de una mesa de trabajo para organizar “acciones concretas que mejoren la convivencia, renueven su agenda cultural y busquen erradicar las situaciones de violencia que se manifiestan en este espacio”.

Por el lado de los alumnos, el Centro de Estudiantes de la Comunicación -que es parte del campus- también expresaron su rechazo a estas prácticas, las que eran conocidas por la mayoría de los estudiantes.

“Esta carta nos hace empatizar con quienes probablemente no conocemos, no sabemos su nombre, pero que igualmente son parte de nuestra comunidad y toleraron quizás cuánto tiempo nuestra parte más íntima y lo peor de nuestros vicios”, afirmaron en una publicación en Facebook. La organización estudiantil aseveró que “apelamos a ser responsables en nuestros espacios de distensión y hacernos cargo tanto de nuestro discurso como de nuestros desechos. Esperamos convicción y consecuencia; ser conscientes de nuestras acciones, porque con estos hechos no sólo replicamos cualquier lógica de explotación, sino que los hacemos enfrentarse a situaciones denigrantes y, asimismo, sacamos lo más repudiable de nosotros mismos”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...