Los riesgos de tomar bebidas energéticas

6.290

La ingesta regular de estas bebidas puede ser muy perjudicial para la salud, debido a su alta concentración de cafeína y otros químicos.
El consumo de bebidas energéticas se ha disparado en el país: muchos las utilizan para mantenerse despiertos y activos durante las fiestas, para aplacar los efectos de una salida nocturna, para estar más atentos en clases y hasta para preparar un examen o una presentación en el trabajo. Pero alertaron sobre los riesgos de su ingesta regular debido a su alta concentración de cafeína y otros químicos, perjudiciales para la salud.

La docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Stefanie Chalmers, explicó que entre los ingredientes de una bebida energética, la cafeína es el más dañino, sobre todo en los adolescentes. “La cafeína es un alcaloide y su consumo no es recomendado antes de terminar el desarrollo del organismo, por lo que estudiantes adolescentes podrían obtener perjuicios a largo plazo por su consumo”.

La especialista explicó que “en adolescentes, la dosis diaria de cafeína no debe superar los 100 mg. En el caso de los adultos, el máximo de cafeína al día es de 300 mg/día, por lo que, sumando los otros elementos incluidos en una bebida energética, pueden consumir máximo una lata al día”.

Chalmers advirtió de los efectos secundarios riesgosos para quien las tome.

“El consumo de las bebidas energéticas debe ser responsable, ya que no sólo aportan ‘energía’ (calorías), sino que además contienen sustancias estimulantes del sistema nervioso central como la cafeína, que se vincula con un efecto rebote o depresor luego de unas horas de su consumo. Es por eso que el estudiante o trabajador que desea usar estos refrescos debe considerar ese efecto no deseado. O sea, que después de rendir un examen o luego del trabajo no puede irse conduciendo a su hogar, porque hay un porcentaje de riesgo”.

“Los efectos nocivos del consumo de cafeína a corto plazo pueden darse a cualquier edad. Dentro de ellos está la dependencia que puede causar, el riesgo cardiovascular y las consecuencias neurológicas asociadas a ingestas que bordean los 550 mg/día, lo que podría conducir a repercusiones graves inmediatas en personas susceptibles”, aseguró.

También alertó de la combinación mortal entre el alcohol y bebidas energéticas. “El consumo combinado de bebidas estimulantes (energéticas) con bebidas depresoras (alcohólicas) puede fomentar un consumo excesivo de alcohol, imprimiendo una falsa sensación de control y sobriedad, manteniendo falsamente equilibrado el funcionamiento orgánico y corporal en los límites máximos de tolerancia, lo que es un riesgo para cualquier persona saludable y, más aún, para quienes sabiéndolo o no, tienen mayor riesgo cardiovascular o son portadores de enfermedades”, enfatizó.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...