“La Nueva Economía de los Plásticos”: 25 mil toneladas de desechos llegan al mar al año

3.789

La propuesta, presentada en un seminario, afirmó que la reutilización del material frece una oportunidad económicamente atractiva para quienes lo utilizan en sus procesos de fabricación.

Nuevas propuestas y medidas para evitar lo que se transformaría en un verdadero desastre ecológico fueron los que se expusieron en el eminario “La Nueva Economía de los Plásticos”, organizado por Triciclos y la Fundación Ellen MacArthur, realizado el lunes pasado en el Centro de Extensión de la Universidad Católica.

En el evento, donde estuvo invitado el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, se reflexionó sobre los beneficios económicos de reutilizar el material en diversos procesos productivos.

Anualmente, los desechos plásticos se transforman en residuos que pueden alcanzar entre las 10 mil y 25 mil toneladas de basura que, si no tienen un adecuado manejo, afectan directamente al ecosistema, generando graves consecuencias en suelos y océanos. En Chile, se estima que hasta el 12% de la basura que desecha cada persona proviene de estos tipos de residuos.

En el seminario se planteó, entre otras cosas, que sin una propuesta concreta de rediseño e innovación en esta materia, alrededor del 30% de los envases de plástico deberían desaparecer ya que nunca serán reutilizados o reciclados, con el impacto que esto conlleva en el medioambiente. En cambio, la reutilización del plástico ofrece una oportunidad económicamente atractiva para quienes utilizan este elemento en sus procesos de fabricación.

En el corto plazo, “La Nueva Economía de los Plásticos” propuso que el 20% de los envases de plástico deben dejar de ser desechables, cambiando así sus modelos de consumo, y el 50% restante requiere aumentar su tasa de reciclaje.

Actualmente, Chile cuenta con un marco legal que promueve los incentivos apropiados para avanzar hacia una economía circular. La Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) establece principios y definiciones que obliga a los fabricantes de ciertos productos, a organizar y financiar la gestión de los residuos derivados de ellos. Con ello se busca disminuir la generación de desechos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización.

Comentarios

Loading...