Durante días se especuló con que Luciet Perot y Olivier Boudin fallecieron envenenados o en manos de la mafia. Pero la causa fue otra.

Después de días de especulaciones, finalmente se resolvió el misterio de dos amigos que murieron mientras cenaban en Francia.

El pasado 3 de agosto, Luciet Perot, de 69 años y Olivier Boudin, de 38, se reunieron en la casa de Perot, en la localidad de Authon-du-Perche y comieron unos porotos enlatados, una hogaza de pan, un trozo de queso camembert, carne y una botella de vino.

Los alimentos quedaron a medias y los amigos fueron encontrados por una vecina en la entrada, La mujer pensó, en un primer momento, que estaban dormidos por la borrachera, pero volvió a pasar y se encontró con la escena, dando aviso a la policía.

Se pensó que se habían envenenado por la comida enlatada o que había sido un ajuste de cuentas con la mafia. Sin embargo, los cuerpos no presentaban lesiones de terceros.

Lo que pasó, según los análisis forenses, es que el dueño de casa bebió mucho y se atragantó con un pedazo de costilla. Debido al impacto, su amigo murió de un ataque al corazón, consignó la BBC.

Esta noticia fue leída 10,206 Veces

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En REVO 3.0 CHILE