El presidente estadounidense advirtió al gobierno de Kim Jong Un luego que informara sobre sus planes de atacar aguas cercanas a Guam.

Foto Nota
Sin quitar el dedo del renglón, el presidente Donald Trump advirtió al gobierno de Kim Jong Un el jueves que “guarde la compostura” o de lo contrario estará en problemas como ningún país lo ha estado, e insinuó que su anterior amenaza acerca de que enfrentarían “fuego y furia” no fue suficiente.

“Tal vez mi advertencia no fue lo suficientemente fuerte”, expresó Trump.

Un día después de que Corea del Norte informó sobre sus planes de atacar aguas cercanas a Guam, no se observó alguna acción dirigida a desatar un combate, a pesar de las intensas amenazas entre ambas naciones. Funcionarios estadounidenses dijeron que no había mayor movimiento en los activos de las fuerzas armadas en la región y tampoco había signos de que Pyongyang se estaba preparando para la guerra.

Trump se negó a decir ante reporteros sí Estados Unidos está considerando un ataque militar preventivo, momentos antes de que se reuniera con sus principales asesores en materia de seguridad nacional en su campo de golf en Nueva Jersey.

El presidente insistió que Corea del Norte había estado “saliéndose con la suya con una tragedia que no se puede permitir”.

Trump acusó a sus predecesores de haber tomado medidas insuficientes y recalcó que era tiempo de que alguien encarara al país asiático.

Aunque las tensiones se han incrementado desde hace meses por las pruebas de misiles realizadas por Corea del Norte, el ritmo aceleró aún más cuando el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado nuevas sanciones que Trump había pedido. Las sanciones desataron una nueva ola de intensa retórica.

En su última amenaza, Corea del Norte anunció un detallado plan para lanzar cuatro de sus misiles Hwasong-12 sobre Japón hasta aguas próximas a la pequeña isla de Guam, donde hay dos bases militares estadounidenses y una población de 160.000 personas.

El ejército norcoreano tendría listo el plan para mediados de agosto y luego esperarían las órdenes de su comandante en jefe. Tanto Japón como Corea del Sur, ambos aliados de Estados Unidos, prometieron una contundente reacción si Corea del Norte sigue adelante con su plan.

Trump evocó esa amenaza el jueves e insistió en que: “Les van a suceder cosas que nunca pensaron podían ocurrir, ¿de acuerdo?”, dijo Trump, pero no especificó a qué se refería.

Analistas militares señalaron que es raro que Pyongyang informe de un objetivo tan preciso para una acción militar. De todas formas, no hay señales de que Corea del Norte esté movilizando a su población para la guerra, ni que esté retirando a sus trabajadores de las fábricas o que emita una alerta al ejército.

Esta noticia fue leída 14,175 Veces

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En REVO 3.0 CHILE