El nuevo armamento será utilizado para resguardar el perímetro e interior del recinto, salvo en la zona de pasajeros.

Foto Nota
Luego del fraude de Carabineros que alcanza los $25.700 millones, el otrora llamado “robo del siglo” ocurrido el 12 de agosto de 2014 sufrió el aeropuerto de Santiago donde se sustrajeron $6.000 millones, sigue generando coletazos al interior del recinto. Es por esto que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que no tenían atribución de portar armas, decidió adquirir subametralladoras y escopetas de repetición, entre otras, para proteger el lugar.

El armamento podrá ser utilizado solamente para resguardar el perímetro e interior del aeropuerto, salvo en la zona de pasajeros. La inversión en seguridad alcanzó los USD$10 millones y el arsenal incluye pistolas de 9 milímetros, además de las mencionadas anteriormente. El arsenal será portado por AVSEC (seguridad aeroportuaria), según consignó El Mercurio.

El jefe del aeropuerto, Juan Luis Rodríguez, señaló que “por política institucional, no habrá personal armado en el sector de pasajeros. Ante cualquier situación que ocurra, actúan Carabineros y la PDI”. Además, agregó que “estamos avanzando y las medidas de seguridad se han incrementado notoriamente con respecto a lo que había hace tres años (…) Estamos mejor preparados para enfrentar un ilícito”.

La inversión se suma al circuito cerrado de televisión donde 300 cámaras de altísima resolución vigilan la actividad en el aeropuerto en el sector de pasajeros y en la plataforma desde fines de 2016.

Esta noticia fue leída 29,403 Veces

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En REVO 3.0 CHILE