Joven esposada en el Metro dijo que "se pasaron a llevar mis DD.HH" y anunció acciones legales "hasta las últimas consecuencias"

13.355

Ángela Fuentes se refirió al episodio por el cual terminó esposada a una baranda en la estación Santa Isabel por cerca de dos horas. “Discutir y defenderse no es lo mismo que agredir” dijo respecto de las acusaciones de la empresa en su contra.

Foto Nota

Angela Fuentes, la estudiante que permaneció esposada por más de dos horas a una baranda por personal de Metro, luego de que se le negó el acceso por una puerta inhabilitada y de una discusión con el personal de la estación Santa Isabel, se refirió en el matinal Mucho Gusto al hecho.

Fuentes, dijo que hoy sostendrá reuniones con abogados para analizar acciones y que “junto a mi familia llegaremos hasta las últimas consecuencias”. “Al denunciar este hecho soy David contra Goliat. No por ser ellos una empresa gigante y yo una simple artista chilena, tienen derecho a pasar a llevar mi dignidad”, dijo la joven.

La estudiante planteó además, mediante la lectura de una declaración que “lo que ocurrió fue injusto y repudiable. Por razones muy debatibles, me secuestraron y me mantuvieron dos horas aproximadas inmovilizada a la fuerza y expuesta a las miradas de todos los usuarios de Metro, de mis compañeros de la universidad que transitan regularmente por ahí”.

“Yo una mujer, estudiante, madre y artista chilena fui sometida a un trato violento y degradante (sic) y eso es algo que como familia y sociedad no debemos ni vamos a aceptar”. dijo Fuentes.

La estudiante citando los artículos 5 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, planteó que “se pasaron a llevar mis DD.HH. y no estoy exagerando”.

“Se están formulando acusaciones injustas y se tomaron de inmediato medidas arbitrarias, violentas y fuera de la proporcionalidad”, dijo Fuentes respecto del episodio, en el que dijo fue sometida a un trato cruel e inhumano. “Esposar a una baranda a una mujer, exponiéndola y provocando hasta un desmayo es injusto, arbitrario y desagradable”.

La joven también respondió a las acusaciones de Metro respecto de una agresión de su parte al personal de la estación. “Discutir y defenderse no es lo mismo que agredir. La señora Soto (María Irene, gerenta de clientes de Metro) dijo además que no se dio en un lugar privado por un tema de transparencia, no entiendo la frialdad ni la falta de empatía y criterio de la señora María Irene Soto. Expusieron y dañaron la imagen, honra y salud de mi persona. ¿Y lo hicieron de ese modo para ser transparentes? ¡Por favor!”.

“Como empresa, me negaron el acceso de la salida demarcada especialmente para personas con movilidad reducida. Yo en ese minuto estaba medicada, con relajantes musculares, dolores de espalda producto de una lordosis crónica que sufro. Al momento del secuestro por más de dos horas, esposada, terminé por desmayarme y tampoco recibí asistencia de parte de Metro, no llegó nadie. Me atendieron personas que estaban ahí, usuarios”. dijo Ángela Fuentes.

La joven reiteró además que la reacción suya ante el personal de Metro fue en respuesta a un “manotazo” que recibió y que, puesta hipotéticamente en la misma situación, actuaría de la misma forma.

Comentarios

Loading...