Expertas llamaron a evitar los gastos excesivos en este tipo de festejo y dieron tips para evitar que los pequeños se frustren por los regalos. La celebración conmemora los derechos de los niños, quienes antiguamente no eran considerados con derechos particulares.

Foto Nota
Mañana es el Día del Niño y varios padres lo celebrarán regalando un obsequio a sus pequeños, no obstante psicólogas advirtieron que si bien es un bonito detalle, no debiera ser lo central de ese día, que es cuando se conmemora a Declaración sobre los Derechos de los Niños, ocurrida en Ginebra el año 1924.

Recordemos que hasta hace algunas décadas los niños trabajaban y no tenían ningún derecho particular. Según la psicóloga y académica U. Mayor, Dominique Karahanian, explicarles esto es una muy buena forma de sacarlos del consumismo en que se pueden ver envueltos.

De todas maneras, en caso de optar por el regalo, una especialista también nos dio tips para evitar la frustración de los más pequeños en caso de que no sea lo que esperaba.

¿Qué es lo más importante para un niño:
Karahanian insistió en que este día es una muy buena instancia “para hacerles ver que el mejor regalo posible es el tiempo que les dedicamos a los niños. Que más allá de gastarnos 300 mil pesos en una consola, es más importante que con nosotros están seguros, protegidos y llenos de amor”.

En el caso de padres separados, este tipo de fechas se convierte en una complicación y a veces exageran con los regalos.

“El tema de la competencia entre los papás es algo muy común y difícil de combatir, pero vale la pena hacer el esfuerzo. A veces es mejor involucrar a los niños en el presupuesto familiar y hacerles ver que lo material no lo es todo. Llenarlos de regalos nunca va a ser una buena idea”, resumió la especialista.

Cómo evitar la frustración:
Pero si los regalos ya están comprados o ya vas saliendo a comprarlos, entonces hay que tener en cuenta algunos consejos para regalar sin malcriar.

La psicóloga de Clínica Vespucio, Karen Kiblisky, recomendó que los padres recompensen a sus hijos “en la medida que el niño cumpla con sus responsabilidades y tenga un buen comportamiento, y no porque sí. De esta manera, existe un refuerzo positivo, se valora su trabajo y se le educa para que aprenda a valorar la importancia del esfuerzo”.

También es importante que los papás regalen obsequios que estén de acuerdo a sus posibilidades económicas “ya que muchos intentan superar todas las expectativas de sus hijos y son capaces de gastar el dinero que no tienen para que estos se sientan felices y conformes”.

El problema es que esa conducta puede tras complicaciones a nivel familiar, pues en la próxima celebración, como su cumpleaños o la Navidadm, será el niño el que espere un obsequio mejor al de la vez anterior, y así cada año el desafío del regalo será mayor.

Para evitar entonces que el niño se frustre, es fundamental que entienda la realidad de la familia y que entonces el regalo sea acorde a ella, porque así los pequeños “entenderán que son los adultos lo que establecen los límites”.

Al igual que Karahanian, Kiblisky recomendó que más que regalos, los padres regalen experiencias:
“Son mucho más significativas, quedan grabadas en la memoria de los niños y ayudan tremendamente a fortalecer los vínculos entre padres e hijos”.

Claro, el juguete entusiasma por un rato, pero no estrecha los lazos emocionales que tiene un paseo o una actividad en conjunto.

También es importante, dijo la psicóloga, “demostrar afecto con abrazos, besos, cariños, palabras lindas, cartas, y otras manifestaciones, enfatizando en el valor y la importancia de la entrega afectiva por sobre la material”.

Esta noticia fue leída 3,483 Veces

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En REVO 3.0 CHILE