Siete recomendaciones para que los niños puedan aprender de sus errores

8.033

Los padres tienen la posibilidad de convertir los errores de sus hijos en una oportunidad de enseñanza. Una experta entregó recomendaciones para ayudar a los menores a transformar sus fallos en una reflexión y para enseñarles cómo manejar la frustración.

 

Dicen que es posible aprender de los errores y esa bien puede ser una enseñanza para los niños, para quienes equivocarse, podría generar mayores niveles de angustia y frustración que para un adulto.

“Los fracasos nos permiten aprender a diferenciar lo que funciona de lo que no, a priorizar según las consecuencias y a desarrollar habilidades para resolver problemas” dijo la directora de Educación de los jardines infantiles Vitamina, María Luisa Orellana, quien entregó algunas recomendaciones para que los padres puedan sacar ventajas de los errores de sus hijos y aprovecharlos como una instancia de enseñanza.

Actuar como un modelo
Según la especialista, los adultos deben reconocer sus errores y verbalizarlo de manera que los niños puedan escuchar de sus padres un “me equivoqué”. Eso permite que los menores sientan que más que el error, el énfasis está en buscar otra forma de hacer las cosas.

Sopesar los errores
Los niños deben aprender que no todos los errores tienen el mismo nivel de gravedad y por eso, las reacciones deben ser distintas en cada caso. “No es lo mismo caerse varias veces mientras se está practicando un deporte, que pelear de forma reiterada con un compañero. Lo primero es normal en la medida que se adquiere práctica y experiencia y lo segundo, simplemente no es aceptable” dijo la experta.

Metas razonables
Orellana sostiene que una cosa es pedir después de un error que las cosas “nunca más” vuelvan a ocurrir, a solicitar que las cosas se hagan de otra manera. “Pequeños cambios en el lenguaje invitan a lo niños a reflexionar y a trabajar en su voluntad por ser más cuidadosos”, dijo. Por ejemplo, sostuvo que en vez de decirle a un niño que no moje más el piso para salir de la ducha, se le puede pedir que para la próxima vez, ponga una toalla.

Empatizar con los niños
Cuando un niño confiesa haber cometido un error, debe haber un acto de acogimiento y enseñar en la reflexión con el menor. “¿Qué harías para que no vuelva a pasar?”, es una buena forma de mostrar comprensión. Los niños, dice Orellana, deben aprender que la frustración es parte de la vida y se debe aprender a convivir con ella.

Dar confianza
Un niño debe sentirse seguro y no expuesto. La confianza es clave para que los menores fortalezcan su autonomía a la hora de tomar decisiones tendientes a solucionar los problemas y enfrentar frustraciones. A medida que se superan los retos, es importante dar mensajes positivos, destacar los avances e incentivar la mejoría.

Enseñar sobre la importanca del esfuerzo
“Los padres deben apoyar a los niños para que comprendan que lograr metas importantes requiere de esfuerzo y que la satisfacción no siempre será inmediata”, dijo la experta.

No olvidar el buen trato
Aunque parece obvio, dice Orellana, por ningún motivo los errores en los niños deben recibir castigos o malos tratos. “La forma en cómo se educa, en particular lo que se verbaliza y cómo se haga frente al error, es clave para ayudarlos a salir fortalecidos de los momentos problemáticos” dijo la experta.

Comentarios

Loading...