Según la acusación de la Fiscalía una de las agresiones provocó un fuerte golpe en la cara, otro niño fue pateado en las piernas por la espalda y un tercero, resultó con lesiones en el tórax cuando el acusado presionó su pie contra el pecho del menor.

Foto Nota

En el marco de la investigación por las muertes de niños bajo la custodia del Servicio Nacional de Menores (Sename), la Fiscalía formalizó hoy a tres funcionarios del Centro de Reparación Especializada de Atencion Directa (Cread) Galvarino ubicado en Estación Central, el mismo donde murió la niña Lissette Villa en 2016.

Los formalizados fueron acusados por la Fiscalía del delito consumado de apremios ilegítimos y según el fiscal jefe de Puerto Montt Marcelo Sambuceti -quien forma parte del equipo conformado por el fiscal regional de Los Lagos Marcos Emilfork, quien lidera la indagatoria-, “de acuerdo a la investigación que hemos llevado a cabo hemos podido ir determinando distintos hechos de apremios respecto de los niños que se encuentran en dicho centro. De esa manera hemos podido advertir que hay también actuaciones que dicen relación con ocultar cierta información que ha sido objeto de la investigación, en particular en relación con las denuncias de propios niños de los hechos ocurridos al interior del centro.

“De esa manera hemos podido ir acopiando información, teniendo las declaraciones de los niños y también de otras personas que también trabajan en el centro y que han permitido el día de hoy llevar a cabo la audiencia de la formalización”, dijo el persecutor.

“Nos encontramos frente a acciones que se trata de violencia ejercida en contra de los niños en el interior de un centro y por agentes del Estado” dijo Sambuceti.

Los tres hechos que causaron la formalización, fue uno contra un niño de 11 años que se golpeó la cara tras caer de la cama, luego de que el funcionario tiró violentamente el colchón. Otro niño de 8 años recibió por detrás una patada en las piernas cuando otro de los funcionarios acusados lo siguió tras obligarlo a salir de una de las casas del recinto.

Por último, un niño de 7 años sufrió una lesión en el tórax cuando uno de los presionó el pie contra su pecho, mientras era sujetad por una educadora de trato directo del centro.

El tribunal decretó arraigo y la prohibición de acercarse a las víctimas como medidas cautelares.

Esta noticia fue leída 14,418 Veces

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En REVO 3.0 CHILE